Viña Querel

Etienne Querel era mi abuelo materno y cultivaba una pequeña viña en Lisle sur Tarn, en la región vinícola de Gaillac en el sud-oeste de Francia.

Mi padre Raymond Deymier gerentaba la bodega "Les Caves Du Parc", cultivaba, producía y negociaba  vino en toda Francia. Mi juventud iba al ritmo de las vendimias y de las vacaciones en el pueblo pero tambien  con los estudios en la escuela hostelera de Toulouse.

Desde 1971 soy residente en Mallorca,  40 años dedicado a la restauración;  en 1973 apertura del restaurante Ibiza, en 1978 reprise de la Sivina, local emblemático de Cala d’Or y en 1988 creación del restaurante Port Petit.

El tiempo de añadir algo nuevo a mi vida habia llegado,  el día de tener una tierra agrícola en Mallorca a donde plantar y cultivar una viña y producir un vino de calidad para no defraudar mi padre y abuelo, por esto se llama vino Querel.

Siempre con la complicidad de mi esposa Loulou Vandelac en diciembre  2007 el sueño se hizo realidad, compré Ses Serres en el pueblo de S'Alquería Blanca. Un terreno árido pero con una magnifica ubicación al sur y en su centro una casa mallorquina centenaria,  esperando desde mucho tiempo su rehabilitación.

En marzo 2008 arrancamos los pocos almendros que quedaban, aplanamos, preparamos el terreno y plantamos 3000 pies de Cabernet Merlot.

Con tenacidad y la ayuda de Luis Armero en diciembre 2010 nació la primera añada del Flor de Cerezo rosé, un vino original  con colores y sabores que enamoran. Una primera cosecha que ha abierto el camino. En 2011 hemos mejorado el Flor de Cerezo mas claro y mas fresco.

El mismo año añadimos el Petit Blanc, fruto de unas parcelas de Prensal Chardonnay ubicadas en Felanitx y otra de Malvasía en Santanyi. El Petit Blanc es un vino original, fresco en boca, con un toque personal rebosante de sol.

Estos dos vinos han colmado mis deseos, son ideales para festejar el verano, el mar, la familla, las grandes mesas familiales y para acompañar y saborear los platos de nuestra cocina mediterranea.

Espero que los disfruten y los degusten con alegría, cordialmente en S’Alqueria Blanca, verano 2012.

 

Gérard Deymier,